COLOMBIA EL PAIS MÁS PELIGROSO DEL MUNDO PARA LOS DIRIGENTES SINDICALES.

Publicado en por MINGA.

COLOMBIA EL PAIS MÁS PELIGROSO DEL MUNDO PARA LOS DIRIGENTES SINDICALES.

*Por Álvaro Romero González

Colombia fue una vez más en el 2008 y continua siendo en el 2009 el país más peligroso del mundo para los sindicalistas, pues solo en el año 2008 fueron  asesinados 49 dirigentes gremiales contra 39 del año 2007.

En Colombia, el gobierno de derecha de Álvaro Uribe ha convertido a nuestro país en el más peligroso del mundo para los trabajadores sindicalizados, al grado que en 2008 ocurrieron 49 asesinatos de gremialistas y en lo que va de este año son unos 19.

El movimiento sindical no ha tenido un panorama fácil, porque además de recurrentes agresiones  el régimen que encabeza el actual presidente aplica sanciones intimidatorias en contra de las dirigencias sindicales y otros frentes sociales que considera atentatorios a sus intereses reeleccionista y de poder.

Uno de los temas que le han criticado naciones como Canadá y Estados Unidos es la persecución a gremios de trabajadores, la falta de libertad de asociación sindical y el derecho de convención colectiva que su gobierno y la iniciativa privada ha sancionado, quieren que cada día el movimiento sea menos y que no logre unirse sino dispersarse.

Las agresiones que padecen los sindicatos colombianos no tienen precedentes en la historia de Colombia, hoy existe una guerra directa de Uribe contra la izquierda y los sindicatos mediante la estrategia paramilitar, la judicialización del movimiento sindical y la arremetida de los grupos económicos nacionales e internacionales, sin otro fin que acabar con los sindicatos y los diferentes sociales de avanzada.

El  gobierno de Uribe que  hace tanto énfasis en la seguridad democrática,  no ha evitado el incremento de estas agresiones, puesto que en el año 2008 se produjo un  25% más en los casos de violencia anti sindical, muy a pesar de que la Constitución colombiana consagra el derecho de sindicalización como fundamental  y con libertad de decidir sus normas y  su gestión de actividades. Hoy en día  existen mayores trabas legales para el pleno ejercicio de este derecho, además se inventan diversas  figuras que van acoplando tanto los gobiernos como los patronos que son utilizadas para no permitir a los trabajadores constituir sindicatos.

Las multinacionales afincadas en Colombia nunca han tenido voluntad política de dialogar y hay una ausencia de responsabilidad social, por eso constantemente hay cierres de empresas y la hostilidad de estas multinacionales respecto a los sindicatos y las leyes que facilitan deliberadamente trabajos precarios  sin seguridad social y sin ningún otro derecho.

El caso del sindicalismo colombiano es particular en América Latina. Hostigado permanentemente por quienes ostentan el poder y organismos del Estado, como también por organizaciones creadas  para tal fin, algunos expertos del país llegan a calificar la situación como crisis humanitaria.

La afiliación de los sindicatos apenas llega al millón de trabajadores, entre las principales causas de este fenómeno es el miedo provocado por el hostigamiento a los activistas y dirigentes sindicales.

Las violaciones constantes de los derechos humanos de los sindicalistas se  dan por las luchas que estos emprenden cada día por unas mejores condiciones de vida y de trabajo y por  seguir manteniendo su forma organizativa,

La conducta anti sindical de este gobierno se refleja en la perdida de la vida, fruto solamente de su actividad , La  organización internacional del trabajo(OIT) ha calificado este hecho como” un verdadero genocidio contra el movimiento sindical, al igual que la  federación sindical mundial “FSM” que pidió se castigue  al país con una comisión de encuesta, máxima sanción de dicho organismo, esta solicitud se sustenta en el no freno a la violencia contra el sindicalismo colombiano, también los demócratas de Estados Unidos pidieron al presidente Álvaro Uribe menos  promesas y mas resultados en el esclarecimiento y condena para los responsables de las muertes de los sindicalistas, en este mismo sentido se  pronunció la confederación  de sindicatos internacional (CSI) que reclamo a las autoridades colombianas y en especial a la fiscalía tomar las medidas urgentes para que  haga las investigaciones de rigor y con rigor para esclarecer los asesinatos y castigue ejemplarmente a los responsables.

Por todo esto,  hacemos un llamado  a todas las organizaciones  de trabajadores, sociales, estudiantiles, sectores progresistas de todos los países a pronunciarse contra la política de exterminio ejercida por el gobierno colombiano de Álvaro Uribe, así a rechazar la posible reelección del actual mandatario.

*Miembro de la junta directiva de la asociación Minga.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post