Alfredo Molano Bravo. SI YO FUERA DEL PARTIDO CONSERvador

Publicado en por MINGA.

Por: Alfredo Molano Bravo SI YO FUERA DEL PARTIDO CONSERvador, como mis abuelos maternos, votaría como ellos por Juan Camilo Restrepo, aunque no fuera candidato de esa azul colectividad. Juan Camilo tiene entre sus muchos y reconocidos méritos el de ser un ciudadano decente y de haber sido vetado —repito, vetado— por el presidente Uribe para ser gerente de la Federación Nacional de Cafeteros. Votaría también por Juan Gabriel Uribe, aunque tenga el mismo apellido —no la sangre ni el talante— de nuestro mesías criollo. El conservatismo seguirá dividido y sólo serán de bolsillo los votos de Uribito. Si yo fuera del Partido Liberal, como mi papá y mis tíos, estaría en dificultades porque todos, unos con más y otros con menos, han resuelto hacerle oposición al Príncipe. Mirando y remirando me pasa que no me pasa la imagen de Rafael Pardo anunciando una guerra integral de 18 meses de duración. No votaría por Aníbal Gaviria porque tiene demasiada tierra en Urabá y porque está de acuerdo con destrozar las pocas selvas que quedan en el Tapón del Darién para comunicar sus propiedades con Panamá. Cecilia López fue una buena ministra de Medio Ambiente del gobierno Samper, materia de la que el actual Gobierno entiende lo que entiende el capataz de una ganadería. En Naciones Unidas, ante un auditorio conocedor del tema, Uribe dijo el miércoles que el país se salvará del recalentamiento global gracias a la labor abnegada de los guardabosques que tiene a sueldo a favor de su nueva reelección. Cecilia está en la baraja progresista con Iván Marulanda, un galanista de izquierda, y Alfonso Gómez Méndez, un liberal de verdad y para ajustar de Chaparral, patria chica de las ideas agraristas del liberalismo. Lamento que Piedad, a quien más temprano que tarde el país le reconocerá su valentía y su honradez, no sea candidata. Algún día cercano votaremos por ella. Como he votado por el Polo, votaré de nuevo por la izquierda. Me identifico con la tesis de un Frente Unido Antiuribista, firmado en papel sellado antes de la primera vuelta y con ello discrepo de Carlos Gaviria. Pero no votaré por Petro porque con el voto que le dio al procurador uribista peló un cobre clientelista idéntico al que acusa en la Alcaldía de Bogotá. Petro ha sido con ventaja un gran parlamentario y su debate contra la parapolítica pasará a la historia como el de Gaitán sobre la masacre de las bananeras. Total, votaré en la consulta por el ex presidente del Polo porque es un hombre de principios —simplemente decente— en este país gobernado por una camarilla que cada día huele peor. Carlos Gaviria no cede en el sueño de una democracia plena, ajena al militarismo guerrerista, divorciada del clientelismo y del fanatismo. Me da pena sí, que la izquierda, al dividirse por razones no del todo ideológicas, ponga a la derecha como juez de unas diferencias que podrían ser saludables. Alfredo Molano Bravo
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post